Divorcios y separaciones

  • Tipos y requisitos
  • Custodia de los hijos y régimen de visitas
  • Pensión de alimentos y pensión compensatoria
  • Modificación de medidas
  • Liquidación del régimen económico-matrimonial


  • Teniendo en cuenta el impacto personal y familiar que conlleva un procedimiento de divorcio, resulta imprescindible que, antes de actuar, obtenga el asesoramiento de un abogado con la adecuada preparación y experiencia.

    Actualmente, tras la reforma del Código Civil en 2005, los cónyuges pueden optar directamente por el divorcio, sin que sea preceptivo acceder primero a la separación judicial para después poder divorciarse. Tanto para la separación como para el divorcio es necesario que hayan transcurrido al menos 3 meses desde la celebración del matrimonio y no hay que alegar causa alguna a la petición.

    1ª Consulta Gratuita

    Contáctenos

    Conviene señalar que lo que diferencia, fundamentalmente, el divorcio de la separación judicial es la disolución del vínculo matrimonial. Así, con el divorcio los cónyuges dejan de estar casados, pudiendo contraer un nuevo matrimonio, no así con la separación.

    La separación o el divorcio se pueden instar de dos formas:

  • De forma consensuada (con acuerdo): separación o divorcio de MUTUO ACUERDO.
  • No consensuada (sin acuerdo): separación o divorcio CONTENCIOSO.

  • El procedimiento judicial varía en función de si la separación o el divorcio es de muto acuerdo o contencioso, siendo el procedimiento contencioso más largo, complejo y, por ende, con un mayor coste no sólo económico sino también personal para ambas partes.

    En nuestro despacho le informaremos de toda la tramitación de una manera sencilla y cómoda, ¡infórmese sin compromiso!


    Custodia de los hijos menores

    Producida la ruptura matrimonial, lo habitual es que ambos cónyuges mantengan la patria potestad, pero sólo uno de ellos (salvo en los supuestos de custodia compartida), tendrá la guarda y custodia, teniendo el otro el llamado "régimen de visitas”. Es por ello que no debe confundirse la patria potestad con la guarda y custodia, puesto que se trata de conceptos distintos.

    Fundamentalmente, son dos los tipos de Custodia:

  • Custodia exclusiva o monoparental: es la guarda y custodia otorgada exclusivamente a favor de uno de los dos progenitores, con el denominado "régimen de visitas" y de comunicaciones para el no custodio. Es la forma de custodia más habitual.


  • Custodia compartida: es aquélla en la que ambos progenitores ejercen de forma conjunta y en igualdad de condiciones la custodia legal de sus hijos menores. Este régimen permite, por lo tanto, que ambos padres participen en el día a día de sus hijos ya que pasarán periodos de tiempo similares con ellos. Respecto a la periodicidad en la que el menor debe estar con uno u otro progenitor, nada establece nuestro Código Civil, por lo que puede ser semanal, mensual, trimestral o anual. Todo dependerá de los acuerdos que alcancen los padres y del mejor interés de los menores.


  • Régimen de visitas

    En los procedimientos de separación matrimonial o divorcio, cuando existen hijos menores de edad, el cónyuge al que no le ha sido otorgada la guarda y custodia de los hijos tiene el derecho a visitarlos y a comunicarse con ellos.

    La duración del régimen de visitas así como el tiempo y el lugar en que pueden realizarse, se puede determinar de mutuo acuerdo por los cónyuges o, en su defecto, será el juez el que lo determinará pensando siempre en lo que más le convenga al menor. El cónyuge no custodio está obligado a cumplir el régimen de visitas que se establezca y el cónyuge custodio debe favorecer y facilitar el mismo.

    Para establecer un régimen de visitas o modificar el existente se requiere la intervención de un abogado en el correspondiente procedimiento judicial. Asimismo, en caso de incumplimiento del régimen de visitas por alguno de los progenitores, cabe presentar demanda ejecutiva.



    Pensión por alimentos y pensión compensatoria

    Aunque a veces tienden a confundirse ambas pensiones, su naturaleza y finalidad son distintas:

  • La pensión alimenticia a favor de los hijos es una cuantía abonada por aquel progenitor que no tenga la guarda y custodia de los menores, y que debe abarcar todo lo que sea indispensable para el sustento, hospedaje, vestimenta, asistencia médica y educación del menor. Asimismo, conviene aclarar que dicha pensión no finaliza obligatoriamente cuando el menor alcanza la mayoría de edad sino que, en determinadas circunstancias, puede prorrogarse más allá de los 18 años.

  • La pensión compensatoria se establece a favor del cónyuge al que la separación o el divorcio le produzca un desequilibrio económico en relación con el otro cónyuge, y que implique un empeoramiento en su situación anterior en el matrimonio. Por este motivo el derecho a percibir dicha pensión se extingue, entre otras razones, cuando el perceptor contrae un nuevo matrimonio o vive maritalmente con otra persona.

  • En caso de impago de la pensión compensatoria o de la pensión de alimentos, el progenitor con derecho a recibirla podrá interponer la correspondiente demanda de ejecución de sentencia o, incluso, iniciar un procedimiento penal.

    En estos casos resulta conveniente obtener el asesoramiento de un abogado, quien a la vista del caso concreto le informará sobre la conveniencia o no de iniciar las correspondientes acciones legales. ¡Llámenos e infórmese!



    Modificación de medidas

    Las medidas que se contemplan en la Sentencia de Divorcio, a pesar de ser teóricamente definitivas, pueden ser modificadas siempre y cuando se alteren sustancialmente las circunstancias económicas o personales existentes en el momento en el que fueron adoptadas, para ello deberá solicitarse a través de un abogado y ante el Juzgado que conoció del proceso principal una modificación de medidas.

    Ante la actual crisis que está recorriendo el país, es probable que la situación económica y personal de gran parte de la población haya variado. Sin embargo, para solicitar una modificación de las medidas, será necesario que se den estas circunstancias:

  • Que se produzca una variación "sustancial" de las circunstancias iniciales.
  • Que la alteración de las circunstancias tenga un cierto grado de permanencia en el tiempo, es decir, que no sea transitoria o coyuntural.
  • Que se trate de hechos nuevos surgidos con posterioridad a la Sentencia de Divorcio.


  • Liquidación del régimen económico-matrimonial

    Le informamos en esta página específica de nuestra web sobre régimenes económico-matrimoniales.